Cómo hacer broches con lana cardada y cremalleras

Uno de los materiales más sorprendentes que he utilizado para hacer bisutería son las cremalleras. Se pueden realizar diseños preciosos utilizando este material tan humilde y si además combinas cremalleras con lana cardada puedes hacer piezas muy vistosas y originales.

Mira como se hacen los broches con cremalleras y lana cardada:

Este es el material que necesitamos:

  • Lana cardada de diferentes colores
  • Una almohadilla de gomaespuma densa.
  • Una aguja para enfieltrar.
  • Cremalleras y un trozo de fieltro fino.

Comienza por dibujar el diseño a tamaño real sobre un papel. Dibuja diferentes diseños hasta que encuentres uno que te guste. Traslada el diseño que has elegido a un papel de seda y cose el papel sobre un trozo de fieltro.

Siguiendo las líneas del dibujo ves sujetando la cremallera al fieltro con algunas puntadas sueltas, las suficientes para que la cremallera mantenga la forma que quieres.

En los cruces de la cremallera, alterna la posición, pasándola unas veces por debajo y otras por arriba de sí misma.

Una vez sujeta toda la cremallera retira el papel de seda arrancando los trozos, recorta el fieltro sobrante y cose toda la cremallera al fieltro, asegurándote de que queda toda bien sujeta a todo lo largo del diseño.

Coloca el broche sobre la gomaespuma y extiende un pequeño mechón de lana cardada sobre el broche. Según vas pinchando sobre la lana, esta se va compactando y quedándose fija en el fieltro. Con la aguja vas colocando la lana y pinchándola para que adopte la forma que deseas.

Hace falta muy poquita lana para rellenar los huecos y debes colocarla sobre el broche bien hueca y estirada.

Trabaja sobre los diferentes huecos con colores variados, hasta completar el diseño. Levanta el broche, que se habrá quedado ligeramente enganchado en la gomaespuma y añade los detalles que quieras: bordados, lentejuelas, rocalla…

Ya sólo te queda rematar la parte trasera. Recorta un trozo de fieltro con la forma del broche, cose el enganche metálico que servirá para sujetarlo y cose la pieza de fieltro con el broche pasando pequeñas puntadas todo alrededor de manera que las puntadas se queden escondidas entre los dientes de la cremallera.

¿Qué te parece el resultado de los broches con cremalleras y lana cardada? Yo lo he aplicado para realizar broches, pero sólo hay que cambiar el tamaño y el tipo de enganche para convertirlo en un coletero, en el adorno de una diadema o de unos zapatos o en un par de pendientes…o en lo que te dicte la imaginación.

Puedes darte una vuelta por mi tablero de pinterest sobre cremalleras si quieres ver un montón de cosas chulas que se pueden hacer con esta técnica y si eres una amante de la bisutería casera, en el apartado de Bisutería del blog encontrarás un montón de ideas y tutoriales para hacer tu misma.

Si te has enamorado de esta técnica y quieres empezar ya mismo a realizar tus propios diseños, aquí puedes conseguir todos los materiales necesarios.

Todas las semanas publico nuevos tutoriales para hacer manualidades. Si no quieres perderte nada puedes suscribirte al blog o seguirme en Facebook, en Google+ o en Twitter.

¡Hasta la próxima!

15 opiniones en “Cómo hacer broches con lana cardada y cremalleras”

  1. hola hace mucho que no digo nada aunque veo lo que publicas pero estoy sin internet en casa, ya va para 2 semanas….ja, ja…me encantan estos broches son super originales, un 10

  2. Que hermosos broches! Divinos, dios bendiga tus manos, me gustaria saber en Venezuela donde puedo encontrar esta lana? Gracias!

  3. Felicidades por los broches porque me parecen super originales y de un colorido precioso. Una duda que tengo es si hace falta pegar la lana cardada una vez puesta en cada lugar que queramos. Muchas gracias!

    1. Hola Rosalia, no hay que aplicar ningún tipo de pegamento a la lana. Cuando la agujereamos con la aguja las fibras de la lana se quedan enredadas entre sí, formando un tejido compacto.

    1. Si que es fácil Elísabet y con tantos colores como hay disponibles se pueden hacer trabajos preciosos. Estoy segura de que una vez que la pruebes no vas a poder parar…Un abrazo.

Comentarios cerrados.